Ver ediciones digitales
Compartir

¿Cómo afectó la pandemia el tren de trabajo de las personas más productivas?

Por: Financiero 30 Ago 2021
¿Cómo afectó la pandemia el tren de trabajo de las personas más productivas?

En un estudio realizado en 2014, la empresa de software de productividad DeskTime observó que los trabajadores más productivos eran los que hacían pausas regulares, trabajando una media de 52 minutos y tomando seguidamente 17 minutos de descanso. En un artículo publicado por Fast Company y traducido por El Financiero LatAm, una serie de investigadores concluye que la pandemia ha modificado los lapsos de trabajo y de descanso de los trabajadores y advierten que los seres humanos no estamos hechos para estar siempre “activos”.


La aplicación de productividad DeskTime estudió a sus usuarios más productivos y descubrió que trabajan durante períodos más largos que los anteriores a la pandemia

Redacción El Financiero

En un estudio realizado en 2014, la empresa de software de productividad DeskTime observó que los trabajadores más productivos eran los que hacían pausas regulares, trabajando una media de 52 minutos y tomando seguidamente 17 minutos de descanso. En un artículo publicado por Fast Company y traducido por El Financiero LatAm, una serie de investigadores concluye que la pandemia ha modificado los lapsos de trabajo y de descanso de los trabajadores y advierten que los seres humanos no estamos hechos para estar siempre “activos”.

Al principio, los investigadores se preguntaron si el patrón de trabajo que conocían se mantendría tras los embates de la pandemia. “La razón por la que quisimos hacer esta investigación fue porque nuestras vidas laborales han cambiado drásticamente en el último año y medio”, relata Julia Gifford, una de las investigadoras y autora del estudio. “Sentíamos curiosidad de comprobar si eso habría tenido un efecto en el modelo [del tiempo de trabajo al tiempo de descanso] que habíamos visto hace un tiempo”.

De acuerdo con los resultados más recientes de los investigadores, los usuarios más productivos de DeskTime pasan casi dos horas trabajando (112 minutos) y toman casi media hora tomando un descanso (26 minutos). La empresa determinó qué usuarios representaban el 10% de los “más productivos”, observando a los que utilizaban las aplicaciones “productivas” durante más tiempo.

De esta manera, los usuarios seleccionan por sí mismos las aplicaciones que consideran “productivas”, “improductivas” y “neutras”, en función de su tipo de trabajo. Por ejemplo, un administrador de medios de comunicación social podría considerar que Facebook y Twitter son aplicaciones productivas, mientras que un asesor financiero podría considerar que son lo contrario.

Ahora las personas trabajan más
En comparación con el estudio de DeskTime de 2014, la proporción entre el tiempo de trabajo y el de descanso ha pasado de 3:1 a 4:1. “Las personas están empezando gradualmente a trabajar más, lo que podría interpretarse de diferentes maneras”, señala Gifford. “Una de ellas es que nuestro enfoque general del trabajo se está transformando y que estas personas más productivas quizás estén desarrollando unos límites menos saludables con sus sprints de trabajo. La otra es que… se están permitiendo entrar en un [estado] de flujo durante períodos de tiempo más largos”.

Otro razonamiento puede atribuirse a un ladrón de tiempo común en el lugar de trabajo; las reuniones. “Antes, el personal tenía tiempo lejos de los computadores para asistir a una reunión… o bien [este] tomaba notas activamente”, comenta Gifford. “Actualmente, las reuniones suponen estar aún más tiempo sentado frente al computador y trabajando, por lo que esa es una forma de razonar esta tendencia de sprints de dos horas de duración”.

DeskTime consultó a la psicóloga organizacional Katrīna Ošleja, quien señaló que lo más probable es que las personas dediquen el tiempo extra a las reuniones y luego destinen algo más de tiempo a los descansos. En un entorno remoto, es probable que los trabajadores acumulen más horas en reuniones, muchas veces en un esfuerzo por compensar las conversaciones casuales que ahora deben programarse más formalmente.

Ošleja destaca que el tiempo de descanso también puede utilizarse para actividades no relacionadas con el ocio. Es posible que los padres que trabajan se hayan tomado alguna vez un descanso de 20 minutos en la oficina para comer un snack o dar un paseo corto. Pero ahora que trabajan a distancia, pueden optar por utilizar ese tiempo para poner a lavar la ropa o ayudar a sus hijos con las tareas escolares que desarrollan en Internet.

¿Por qué son tan importantes los descansos?

En el estudio original de DeskTime, Gifford no había previsto que los descansos surgieran como una fuente importante de productividad, con la hipótesis de que las horas “activas” y la forma en que los trabajadores programaban su flujo de trabajo serían lo más revelador. “Los descansos eran lo que correspondía”, afirma Gifford. “Resulta que eran el factor común entre todas estas personas. Pensábamos que lo común sería el horario de trabajo, pero en realidad fue al contrario”.

Ahora bien, ¿hasta qué punto es saludable permanecer en estos tramos más largos de trabajo enfocado? Y ¿son los trabajadores capaces de permanecer en estos estados de flujo durante períodos prolongados? Lesley Cooper, consultora administrativa y autora cuya experiencia se centra en la medición de la presión y el estrés, asegura que los descansos son necesarios para seccionar los largos periodos de dedicación al trabajo.

Estar mucho tiempo activos es contraproducente, indica Cooper, quien resalta que esto puede pasar factura a nuestra reserva de energía y, paulatinamente, a nuestro nivel de productividad. “Cuando las personas se involucran excesivamente en las tareas, tienden a mover menos los principales músculos del cuerpo y a respirar más superficialmente. Ambos comportamientos minan la energía física, que es la base de la energía emocional y mental necesarias para mantener la concentración y el rendimiento”.

“Trabajar demasiadas horas también puede reflejar una cultura empresarial poco saludable, que no reconoce la importancia del bienestar del trabajador”, añade.

Entonces, ¿qué es lo que supone un buen descanso? Según Cooper, se trata de asegurarse de tomar un respiro de las tareas cognitivamente exigentes. “Lo fundamental es que sea diferente [de] lo que se estaba haciendo antes. Por ejemplo, si se ha estado sentado frente a un teclado durante 90 minutos dedicado a una tarea cerebral y de mucha concentración, es preciso cambiar a algo que requiera una concentración más difusa, o incluso ninguna”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?