Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
El riesgo de quedarse atrás
Comparte
Compartir

Efectos económicos y jurídicos de la vacunación tardía en América Latina

Por: Financiero 30 Ago 2021
Efectos económicos y jurídicos de la vacunación tardía en América Latina

Desde las primeras remesas de vacunas llegadas a los países latinoamericanos a mediados de enero de 2021, hemos visto cómo cada nación ha iniciado su propia campaña de vacunación, la cual ha empezado por los médicos, quienes han estado expuestos al virus desde que comenzó la pandemia.


América Latina está atrapada en un ritmo de vacunación lento y casos de mala administración pública

Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

Desde las primeras remesas de vacunas llegadas a los países latinoamericanos a mediados de enero de 2021, hemos visto cómo cada nación ha iniciado su propia campaña de vacunación, la cual ha empezado por los médicos, quienes han estado expuestos al virus desde que comenzó la pandemia.

Los gobiernos han logrado vacunar a cierta parte de la población, pero el problema radica en la cantidad de dosis que llegan por semana o por mes, estamos hablando de que hemos ido recibiendo cantidades limitadas, y no en un solo embarque, lo que dificulta el proceso de vacunación, ya que las dosis no son suficientes para aplicar a todos en un lapso prudente y lograr la esperada “inmunidad de rebaño”.

Dada esta situación, nos encontramos ante un esquema de vacunación lento, ya que no se puede abarcar a toda la población.

Hace aproximadamente un mes, el gobierno de Panamá decidió que todos acudieran a vacunarse para aplicarles al menos una dosis, y la próxima sería en tres meses; estrategia que ha estado en pie desde entonces, logrando vacunar a muchas personas. Recientemente, el gobierno de Estados Unidos ha enviado al país canalero un poco más de 500 dosis de Pfizer, lo cual reforzará la estrategia nacional de vacunación y podríamos pensar en alcanzar una inmunidad de rebaño antes de lo esperado.

En Colombia, el gobierno ha dividido el “Programa Nacional de Vacunación” en cinco fases distanciadas en todo el 2021. Hasta el momento se han aplicado unas 23 millones de dosis, logrando vacunar a un sector de la población, en medio de continuas protestas sociales contra el gobierno, lo cual ha dejado miles de contagios; y a su vez, lo cual ha disminuido el proceso de vacunación masiva, ya que se trataría de personas infectadas que siguen propagando este virus. En Costa Rica se ha avanzado mediante “fases” divididas por grupos de edad, se ha empezado por el gremio médico, seguido de los adultos mayores.

A mi criterio, el proceso de vacunación ha sido lento en Latinoamérica, debido al flujo de vacunas llegadas a estos países. Como hemos mencionado, las dosis llegan, pero por cantidades limitadas, las cuales no responden a las cantidades ya negociadas, esto supone menos vacunas y menos personas vacunadas; situación que acarrea consecuencias en el proceso, ya que la inmunidad de rebaño demoraría en alcanzarse.

Además, aquellos que faltan por vacunar están expuestos a contagiarse y seguir expandiendo el virus. Por si fuera poco, los gobiernos tienden a tomar medidas de restricción, lo que retrasa la recuperación económica de todos los sectores, debido a la lentitud en el proceso de vacunación.

Otro de los problemas es que los países ricos han sido surtidos de vacunas con mayor prioridad, esto trae como consecuencia la disminución de las cantidades de dosis para Latinoamérica. Prueba de ello, es que Estados Unidos ha compartido cantidades de dosis con países latinoamericanos, debido a la cantidad excesiva que tenían en reserva. Ya sabíamos de antemano que esta situación sería posible, debido al poder de estos países frente a las demás naciones.

La falta de seriedad de los gobiernos y los negocios fraudulentos con las vacunas es otra consecuencia de la poca eficacia del proceso de inmunización, en Panamá ocurrió una supuesta vacunación clandestina, a través de la cual se vendían vacunas y se negociaba su aplicación inmediata, todo esto profundiza la crisis.

Además, cada cuarentena decretada arrastra una consecuencia económica insostenible. Muchos empresarios optan por cerrar sus puertas, ya que no han podido cumplir con sus obligaciones con los bancos, a pesar de los acuerdos alcanzados con estos.

Los gobiernos deben ayudar a mitigar la situación mediante planes de mejoramiento económico que funcionen a largo plazo y alcanzar un clima estable para la inversión, producción y fomento del trabajo. Somos testigos del anuncio de planes de recuperación por parte de los gobiernos, pero los mismos parecen nunca llegar, ya que no cuentan con el respaldo monetario para circular de manera adecuada en la economía de todos.

Entre más tiempo demore la vacunación, más tiempo demora la recuperación; es un hecho inminente, por ello, cada gobierno tendrá la responsabilidad de implementar las medidas y celeridad del proceso de vacunación para evitar efectos negativos en sus economías.

Recientemente, la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional el decreto de gobierno que limitaba la circulación de personas, en ese momento el gobierno panameño obligó la salida por género, un día las mujeres, otro los hombres, lo cual según la máxima casa de justicia es contrario a las garantías de los ciudadanos consagradas en la carta magna, nosotros compartimos cien por ciento el criterio de la corte, ya que en ese momento los hombres solo podían salir hacer sus comprar dos días a la semana, situación que los obligaba a estar en casa encerrados cuatro días a la semana, situación que afectó la salud emocional de muchos.

En definitiva, las campañas de vacunación han ido avanzando, pero a ritmo de tortuga, lo cual se traduce en la demora en la llamada “inmunidad de rebaño”, necesaria para poder relajar las medidas y que todos podamos disfrutar de un clima sano en cuanto a salud y economía. En Europa, hemos visto cómo los gobiernos han relajado medidas restrictivas, y por ello, se han disparado los contagios, situación que deben estudiar los países latinoamericanos para evitar nuevos cierres de fronteras.