Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
El riesgo de quedarse atrás
Comparte
Compartir

La prudencia post-Covid de las empresas latinas

Por: Financiero 30 Ago 2021
La prudencia post-Covid de las empresas latinas

Cuando la pandemia de la COVID-19 se desató, y la economía mundial empezó a restringirse, las compañías en LatAm actuaron de manera precavida, para tratar de capear la tormenta. En ese entonces, se contuvieron de efectuar gastos planificados, para conservar efectivo y así atravesar la crisis.


El mundo se recupera y las perspectivas económicas de LatAm parecen positivas. ¿Qué motiva la cautela en cuanto a préstamos e inversión?

Redacción El Financiero

Cuando la pandemia de la COVID-19 se desató, y la economía mundial empezó a restringirse, las compañías en LatAm actuaron de manera precavida, para tratar de capear la tormenta. En ese entonces, se contuvieron de efectuar gastos planificados, para conservar efectivo y así atravesar la crisis.

Un artículo de la revista Latin Finance, divulgado en su sitio web y traducido por El Financiero LatAm, relata cómo las empresas de la región adoptaron políticas de gasto conservadoras a partir de la crisis, evitando endeudarse y tratando de conservar liquidez para enfrentar tiempos difíciles con relativa solvencia.

“Durante el año pasado, las compañías latinoamericanas redujeron mucho su gasto de capital. Hubo fuertes recortes en compañías de acero, mineras, y minoristas que tenían planes de expansión. (Éstas) necesitan compensar mucho debido a eso”, dijo a Latin Finance Roger Horn, estratega de mercados emergentes para SMBC Nikko, una firma de valores japonesa.

Como comparación, en Estados Unidos, el gasto de capital se ha recuperado tras las restricciones, aumentando a una tasa anual estimada del 15% en 2021, según un informe de Merrill, una empresa de gestión de inversiones basada en Nueva York.

Razones para ser precavidos
Las corporaciones latinas, por su parte, han sido más tímidas con respecto al gasto de capital a medida que la economía mundial emerge de la pandemia, y el alto precio de las materias primas ilumina las proyecciones para la región, rica en recursos naturales.

Pero la mayoría de las compañías en LatAm actualmente se enfocan en poner en orden sus balances, y aquellas que han decidido invertir capital lo hacen con estrategias financieras conservadoras. Los motivos son la lentitud de la recuperación económica regional, el rezago tecnológico, y la inestabilidad política. Estos factores reducen el espacio de maniobra para expandirse, a pesar de que muchas compañías aún poseen excedentes, tras los tropiezos económicos de 2020.

Cabe aclarar que esto no quiere decir que no haya financiamiento, endeudamiento, o gasto de capital. “En 2021 hemos empezado a ver un poco más de financiamiento para el crecimiento”, dijo Sara Leshner Carvalho, inversora de Capital Group para mercados emergentes, según reseña Latin Finance. “Pero las compañías que están invirtiendo son pequeñas, así que ellas realmente no cambian el panorama”.

Expansión, con financiación propia
De acuerdo con Latin Finance, en la mayoría de ventas de bonos hasta el presente momento del año, las compañías usaron el producto de esas operaciones para refinanciar la deuda, permitiéndoles capitalizar la alta liquidez del mercado y las bajas tasas de interés para extender los vencimientos, disminuyendo sus costos en lo que respecta a financiamiento.

Las compañías que han disfrutado del crecimiento en sus ventas han estado usando su mayor cantidad de efectivo para recomprar deuda. Por ejemplo, en junio, la petroquímica brasileña Braskem declaró que adquirirá hasta 957 millones de dólares en bonos con vencimiento en 2023 y 2041, una decisión que vino luego de reunir 2 mil 500 millones de dólares en efectivo a final del primer trimestre de 2021.

Y por otro lado, la estatal petrolera brasileña Petrobras declaró a Latin Finance, a principios de año, que usaría este excedente en efectivo para readquirir hasta 3 mil 500 millones de dólares en bonos que vencen entre 2024 y 2050.

Algunas compañías están empezando a invertir, pero la tendencia en común que se observa es hacer estas inversiones, destinadas a aumentar la producción, con el flujo monetario interno de las compañías. La intención última es disminuir el apalancamiento.

Otras empresas latinoamericanas, incluso beneficiándose de la tendencia al alza de la economía global, están siendo igual de conservadoras. Por ejemplo, Cemex está realizando “inversiones atornilladas”, o pequeñas inversiones de entre 10 y 50 millones de dólares, que pueden ser sustentadas con los flujos de caja de la empresa.

Y por su parte, AES Gener, subsidiaria chilena de la energética norteamericana AES Corp., declaró haber acordado vender su participación en una planta de generación eléctrica a carbón, para invertir en Chile y Colombia.

“Muchas de estas compañías están ejecutando estas estrategias conservadoras para mantener su puntaje crediticio, o para hacer que suban”, dice Anne Milne, del Bank of America. Otras, como YPF, la mayor compañía energética de Argentina, deciden vender activos para financiar sus planes de inversión, en vez de acudir a préstamos y depender del apalancamiento para financiar sus planes de expansión.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?